viernes, 20 de enero de 2012

Ya no quiero.

Amor:
De mi vida, faro que emerge en las tinieblas.
Conocí la soledad cuando te hiciste ausente.
Acepté el silencio cuando callabas... silente... pensante.
Eternamente clavada a mi alma.
Amarrada a mi vida y a mi mente.
Y yo, eternamente en fuga... como ola... como viento.

Has despertado los sueños que ahora habitan en lo más profundo de mi mente.

Me abandono a tus brazos y me siento desvanecido; pregunta de humo...
hecho de las cosas que te agradan... que te mecen.

Tu nombre ahora es un incendio en mi interior que crepita y me devora;
me abraza en tus llamas; me enajena.

Se tiñen con tu amor mis palabras... quedando en llanto mis angustias.

Ámame, compañera, de la forma más perfecta en la que se pueda amar jamás a alguien.
Ámame de la forma en que ahora me amas.

Porque tú, mi amor, todo me ocupas. Todo me llenas.

Ya no quiero otra vida que tu vida.

Ya no quiero otro amor que el que me brindas.