lunes, 13 de febrero de 2012

...Parece ser... [¿9 ó 10? de Febrero de 2012]





Jueves. Día noveno del mes de Febrero del año dos-mil-doce, y dentro de veinte minutos será Viernes otra vez.


Ahora tengo el estómago vacío de torta, y en la nevera oxidada de mi casa aún hay otras dos: una de chocolate y la otra tampoco.


Parece ser que el hecho... de haberme... [del verbo haber...] ¿Qué?... ¿¡Ah!?...  Parcero... espere que me perdí... ¿En qué iba?...


...¡Aaahh!... ¡Ya!: Parece ser que el hecho de haberme "ensotado" en mi gruta-habitáculo a comerme aquel libro, me ha costado el consumo de bastante tiempo que pudo ser aprovechable lavando loza, según el precepto de mi muy amada progenitora. Pero gracias a "Ella" -nuevamente-  leo nuevamente. Parece ser que ahora escribo en su nombre, aunque no esté su nombre escrito aquí.


Parece ser que en mi caverna [habitada en ocasiones por Migo, quien ocasionalmente me hace compañía, y por Yo, que ahora se encuentra sobre mi cama], últimamente la atmósfera se torna un poco distinta. Tal vez yo me torno otro poco distinto; tanto que no soy capaz de reconocer el aroma atmosférico de mis aposentos. Sin embargo, noto que no me desagrada lo que ahora respiro. Lo que aún respiro. 


Cierro los ojitos, arrugo mis ñatas y percibo: (Snif... snif...snif...). ¡Sí!. Es "Ella". Huele aún mi ropa a su abrazo cálido sobre este rostro pálido que en estos días sólo huye del hermano Sol.
Todavía huele a café con leche, de ese que preparan en aquellas panaderías románticas de la esquina. 

He traído conmigo el aroma a Shampoo "Nosedecuál" que perfuma su cabello. Aunque no está aquí conmigo, y nunca lo estuvo, huele a ella mi caverna. Aunque ese aromático halo me recuerda que siempre está aquí conmigo en mi corazón.


Tal vez sólo pueda oler lo que recuerdo de aquel Lunes. El último Lunes de mi vida hasta la fecha. Mi Lunes favorito hasta hoy, cuya fecha ocupará el Hall of Fame de fechas memorables y favoritas "Deste Pesho".


Hace ya ratico que no ejercitaba la escritura, y los efectos prescindir de pluma mas puño y letra se empiezan a hacer notorios: estoy escribiendo con kilométrico negro, pero un poco más lento y lo noto porque ya es Viernes: el reloj me está avisando que son las cero-cero horas y cinco minutos del décimo día del mes de Febrero del año dos-mil-doce y que aún sigo sin terminar este relato.


Podrá ser muy Viernes y todo lo que usted quiera, pero aún en mi memoria afectivo-nasal huele a Lunes de abrazos con sabor a café con leche de panadería romántica de la esquina de algún sitio en la ciudad. Y sigo escribiendo lento... sin culminar mi relato... aunque, para ser sincero, apenas lo estoy empezando.


Todavía mi nariz percibe que huele a "Ella" en mi mente y que aún la sigo abrazando en mi corazón. Parece ser que es a causa de un fuerte deseo que tengo en los labios, aunque juro que es igualmente puro e inocente como el sentimiento Ab Imo Péctore [1] que lo ocasiona.


Parece ser que, por no poder dispararle un beso, sólo me queda inhalar su recuerdo, y aún así, sigo escribiendo con kilométrico negro, pero sin culminar... de pensarla.


Parece ser que, para poder disparar, requiero de ciertas modificaciones en Mi Persona [2]. Ahora el deseo inocente de robar o dar un beso me llena la cabeza de voluntades y buenas intenciones. Me llena de razones para ser mejor persona o por lo menos bañarme más seguido para parecer una. Bien sabido es por "Ella" que hay mucha gente, pero personas pocas. [Con mi "Ella" siempre aprendo algo nuevo].



Parece ser que, sin querer queriendo, empecé a quererla y la quise desde siempre, y ahora quiero quererla aún más de lo que la quiero y como eso es lo que quiero, tengo bastante trabajo que hacer y mucho qué pensar. [¡Dios!, espero que "Ella" y vos me ayuden]



So las cero-cero horas, veinte-y-tres-a-eme de-la-ma-ña-na y aún no acabo de escribir en "Ella" ni de pensar este relato.


Pienso en qué puede hacer un hombre para agradarle a los "suegros en potencia" [Si usted sabe cómo, déjeme un comentario].


Son las cero-cero horas, cuarenta-y-un-mi-nu-tos a-eme de-la-ma-ña-na-nana-na-na-na... tra la lá....




Parece ser que ya acabé. 




[1]Ab Imo PéctoreAb imo Pectore (pektore) es una locución latina de uso coloquial. En sentido literal significa desde lo profundo de mi corazón.
[2]Mi Persona: Otro de los habitantes de mi cuarto, menguante y creciente.